Pongamos límites a nuestros niños

NOVEDADES

17/08/2023


                                                      Pongamos límites a nuestros niños


Los límites son el eje de nuestras vidas, nos contienen y nos delimitan el modo de actuar, participar e interactuar con el otro. Podrían pensarse como las reglas de un juego para convivir en sociedad.


Frecuentemente en el consultorio se escucha “a mis hijos les pongo límites, los vivo retando”; en esta afirmación se mal interpreta al límite al asociarlo con el enojo y el reto, con el maltrato y la violencia. Es indispensable el trabajo transformador que hay que hacer para convertir el límite en borde, en una delimitación de aquello que se puede hacer y aquello que no. Se puede poner límites con afecto y generando contención. Límites claros, con firmeza, con seguridad y no con gritos.


En la actualidad es habitual ver a los adultos confundidos en la asunción de la función paterna y eso los convierte en sujetos dubitativos. “Y si le digo que no y no me quiere…”. Podemos asumir como premisa que aquel que pone un límite brinda contención y allí esta puesto el amor y el cuidado. Todos nos enojamos con aquellos a los que amamos. Amar es dar y privar, amar no es darlo todo.



El límite da seguridad. Desde un primer momento tiene que venir desde el afuera hasta que vaya internalizándose, incorporándose. El niño/a nace sin ley, sin ética, hay que decir “no” para que pueda insertarse en la cultura. El límite tendría que ser una consecuencia natural del amor: “esto sí, esto no”. Poner límites es enseñarles a nuestros hijos que aprendan a esperar y a saber que todo no es aquí y ahora. Que hay cosas que pueden y hay otras que no pueden hacer o tener.

Algunas cuestiones que podemos tener en cuenta en el momento de poner límites son: intentar guardar cierta distancia, construir la regla de una forma impersonal; por ejemplo, cuando se les dice solo podés jugar en la tablet media hora, se coloca un timer que suene a la hora indicada, de esa forma el timer se convierte en mediador entre el niño/a y el objeto.

Otra, es explicar a los niños/as el porque de la regla, de una forma anticipatoria para prevenir situaciones riesgosas para sí mismos y para vincularse con los demás. Es importante darles ejemplos concretos y significativos en los que ellos se encuentren implicados. Entendiendo las razones, los niños/as pueden desarrollar valores internos.

Por último, hacemos hincapié en lo fundamental que es sostener los límites, todo límite que no se sostiene se convierte en una amenaza. Para sostener un límite hay que tener reglas claras y mantenidas a lo largo de los días. Los límites nos ayudan a organizar rutinas, las rutinas son la base esencial de la crianza, lo necesita un niño/a para organizarse, para crecer y madurar psicológicamente. Debemos utilizar los límites como ejes de nuestras vidas, como herramientas de manifestación de amor.


Lic. Giselle Arvilly

Licenciada en Psicología


Consultorio Particular: Av. Cabildo 808 piso 5 Dto. M, CABA

TE:  4771.5161      arvilly.giselle@gmail.com

Cel.  113620.9010



Artículos de revistas

30/11/2023

<p><strong>THE NEW ENGLAND</strong> <strong> J
ARTÍCULOS DESTACADOS

23/11/2023

<h4><a class="fr-file" href="/storage/app/media/up
¿CUÁL ES SU DIAGNOSTICO?

16/11/2023

<p> <br> </p> <p><img src="/storage/app/media/
ÚLTIMAS NOTICIAS MUNDIALES

02/11/2023

<h4><a class="fr-file" href="/storage/app/media/up