Várices en el embarazo

Futura Mamá

13/01/2020

Varices y embarazo

 

Es habitual que aparezcan varices durante el embarazo o que empeoren las ya existentes.

Las varices son venas dilatadas. Las venas traen la sangre de regreso de los miembros inferiores hacia el corazón, es decir que la sangre circula en sentido contrario a la gravedad, gracias a unas válvulas que lo permiten.

Porque aparecen las varices en el embarazo o empeoran las pre existentes?

El útero gestante comprime la vena cava inferior que recoge la sangre que viene circulando desde los miembros inferiores, y la regresa al corazón, de modo que todo el territorio venoso desde la pelvis hacia abajo puede dilatarse.

De este modo, además de las varices en los miembros inferiores suelen aparecer varices vulvares, y hemorroides, que no son más que varices de las venas hemorroidales situadas en el recto, y que protruyen (salen hacia afuera) a través de la mucosa rectal.

Existen otros factores predisponentes para la aparición de varices, que son el aumento de la volemia (sangre circulante), la retención de agua y sodio (edema), y la progesterona hormona predominante en el embarazo que produce venodilatación.

El factor hereditario tiene mucha importancia en la aparición de varices.

Existen diferentes tipos de varices, las teleangiectasias "arañitas", que no dan síntomas y pueden desaparecer unos meses después del nacimiento, y las varices más profundas, que se ven como cordones azules, más o menos visibles, y que pueden causar dolor, calentamiento de la zona, picazón, y pesadez de las piernas.

Estas también pueden mejorar después del nacimiento, sobre todo las varices vulvares, y las hemorroides, que pueden hasta desaparecer.

Con los sucesivos embarazos se incrementan las varices, por lo que hay que tener en cuenta algunas medidas preventivas.

1- Actividad física: caminar, bicicleta fija, elongación, pilates

2- mantener un peso adecuado: se recomienda una ganancia de 9 a 12 kg en la gestación

3- Elevación de los miembros inferiores: para dormir y siempre que se pueda durante el día

4- No permanecer largos periodos de tiempo sentada o parada , caminar cada tanto

5- Utilizar medias de compresión gradual (de descanso)

Estas medidas preventivas son también terapéuticas, y cuando hay dolor y pesadez, sobre todo en épocas estivales, se pueden administrar venotonicos.

Las hemorroides se tratan con baños y pomadas locales, y a veces con antiinflamatorios.

Se recomienda visitar al flebólogo tres meses después del nacimiento para tratar las varices persistentes.

Merece especial atención una patología venosa que requiere consulta inmediata, es la trombosis venosa superficial y profunda.

En el primer caso se forma un coagulo o trombo en la vena dilatada causando dolor, enrojecimiento de la piel e induración de la vena.

En la trombosis profunda, se produce un marcado edema unilateral del miembro inferior que cursa con dolor y a veces fiebre. Se debe consultar urgentemente al medico


Dra Claudia A Perrone

MN 61123

Especialista en Ginecologia y Obstetricia

Consultorio AIM
http://www.consultorioaim.com/

Jefa de guardia

Hospital Materno Infantil R.Sarda

La cafeína y la reduccion del riesgo de diabetes gestacional

01/12/2021

Hasta un 47% segun estudios...
ARTÍCULOS DESTACADOS

28/11/2021

<p> <br> </p> <p><img src="/storage/app/media/
¿CUÁL ES SU DIAGNOSTICO?

28/11/2021

<p><img src="/storage/app/media/uploaded-files/cua