Hipertensión en el embarazo

                    Hipertensión en el embarazo



La pandemia de COVID-19 ha llevado al uso frecuente de la telemedicina y la recomendación común para el autocontrol de la presión arterial (AMBP) durante el embarazo, esencialmente en  personas con riesgo o con trastornos hipertensivos

El control de la PA es un aspecto fundamental de la atención prenatal para detectar la preeclampsia.

 Las morbilidades maternas y neonatales asociadas con la hipertensión en el embarazo están bien establecidas, incluidos los riesgos de parto prematuro, bajo peso al nacer, preeclampsia y riesgos raros de accidente cerebrovascular, convulsiones y muerte materna.

En 2017, el American College of Cardiology (ACC) y la American Heart Association (AHA) publicaron nuevas pautas para la evaluación de la hipertensión arterial. Estos disminuyeron los valores para definir la hipertensión arterial de la siguiente manera:

Normal: < 120/80 mmHg

Elevado: 120 a 129/< 80 mmHg)


Hipertensión en estadio 1: 130-139/80-89 mmHg

Hipertensión arterial estadio 2: ≥ 140/90 mmHg


La ACOG (Colegio Estadounidense de obstetras y ginecólogos) define la hipertensión crónica como tensión arterial sistólica ( la máxima) igual o mayor de  140 mmHg o presión arterial diastólica (la baja) igual o mayor de  90 mmHg en 2 ocasiones antes de las 20 semanas de edad gestacional.

Los datos sobre el efecto de la hipertensión según lo definido por el ACC/AHA durante el embarazo son limitados. 

Por lo tanto, es probable que el manejo del embarazo evolucione.


La hipertensión durante el embarazo puede clasificarse como:

Crónica: la presión arterial es alta antes del embarazo o antes de las 20 semanas de gestación. La hipertensión crónica complica el 1 a 5% de todos los embarazos.

Gestacional: la hipertensión aparece después de las 20 semanas de gestación (típicamente, después de la semana 37) y remite después de la sexta semana posparto; aparece en el  5 o 10% de los embarazos, más comúnmente en embarazos multifetales.


Ambos tipos de hipertensión aumentan el riesgo de preeclampsia y de eclampsia, así como de otras causas de morbimortalidad materna, incluidos:

Encefalopatía hipertensiva

Accidente cerebrovascular

Insuficiencia renal

Insuficiencia ventricular izquierda

Síndrome HELLP (hemólisis, enzimas hepáticas elevadas y recuento bajo de plaquetas)


El riesgo de morbimortalidad fetal aumenta debido a la disminución del flujo sanguíneo uteroplacentario, da  restricción del crecimiento y desprendimiento de placenta.

 La evolución empeora si la hipertensión es grave (tensión arterialmaxima igual o mayor de  160 mmHg, presión arterial baja igual o mayor a  110 mmHg o ambos) o está acompañada por insuficiencia renal (p. ej., depuración de creatinina < 60 mL/min, creatinina sérica > 2 mg/dL [> 180 μmol/L]).


Otros artículos para leer:

https://www.mayoclinic.org/es-es/healthy-lifestyle/pregnancy-week-by-week/in-depth/pregnancy/art-20046098

El estrés y la ansiedad prolongada durante el embarazo alteran el desarrollo del cerebro fetal

30/06/2022

La investigación del Instituto del Cerebro en Desa
¿CUÁL ES SU DIAGNOSTICO?

30/06/2022

<p><img src="/storage/app/media/uploaded-files/cua
Epoca de catarros y resfrios

23/06/2022

Los catarros o resfríos son infecciones de las ví
ARTÍCULOS DESTACADOS

23/06/2022

<p> <br> </p> <p><img src="/storage/app/media/