Bronquiolitis

Bronquiolitis



La Bronquiolitis es una enfermedad del aparato respiratorio caracterizada por una inflamación aguda de los bronquiolos, última porción de la rama bronquial

Puede decirse también que es el primer episodio de espasmo bronquial (llamado así al cierre o acortamiento del diámetro bronquial) en un niño menor de 2 años.


A.- CAUSAS:

En el 70% de los casos la bronquiolitis está producida por el virus sincicial respiratorio, microorganismo infeccioso que abunda predominantemente en invierno y primavera. En el 30% restante intervienen el virus de la parainfluenza, los rinovirus, el virus de la influenza o gripe –generalmente en otoño-, y los adenovirus que se encuentran en el medio ambiente durante todo el año.

Hasta la fecha no existe evidencia de que los restantes microorganismos que infectan al ser humano – bacterias, hongos y parásitos – sean también causales de bronquiolitis. Por lo tanto, los antibacterianos o antibióticos, los antimicóticos y los antiparasitarios no podrán ser utilizados para resolver la enfermedad.


B. ¿CÓMO SE PRODUCE LA BRONQUIOLITIS?

Antes de instalarse la enfermedad en el bronquiolo, existe un período de 2 o 3 días en donde el niño presenta un proceso respiratorio alto caracterizado por congestión nasal con secreción de moco blanco, estornudos frecuentes, a veces fiebre y tos esporádica. Es prácticamente indiferenciable de un resfrío común. Estas secreciones con virus descienden hacia la garganta pasa luego a los bronquios y colonizan posteriormente los bronquiolos. La mucosa (revestimiento interno del bronquiolo) se inflama y fabrica, como cualquier inflamación del aparato respiratorio, moco que termina tapando, y obstruyendo la luz bronquial.

Este taponamiento origina dos consecuencias: a) deja aire en el alvéolo que no sale o sale dificultosamente produciendo el sonido característico, silbido o sibilancia, b) el alvéolo queda sin aire proceso que se denomina atelectasia.


C. SÍNTOMAS

El cuadro clínico se inicia, como se dijo anteriormente, con un proceso respiratorio alto o resfrío común instalándose posteriormente la llamada dificultad respiratoria caracterizada por:

  1. Taquipnea o aumento de la frecuencia respiratoria. El niño puede respirar menos de 30 veces por minuto y a veces hasta más de 60.Es lógico, si se necesita 25 respiraciones por minuto para proveer al organismo del oxígeno adecuado, la obstrucción de algunos bronquíolos hace que los demás, los que no están taponados, deban suplantarlo o trabajar por ello aumentando la cantidad de respiraciones. Es una reacción natural del organismo para compensar el déficit de unidades respiratorias.
  2. Taquicardia El corazón aumenta el número de pulsaciones por minuto para que la cantidad de sangre que pasa por el pulmón para tomar el oxígeno, sea acorde a la cantidad aumentada de respiraciones por minuto. Puede ir de 120 hasta 170 pulsaciones por minuto.
  3. Tos El organismo produce tos a fin de poder eliminar o despegar el moco en la mucosa bronquiolar.
  4. Tiraje o retracción costal o subcostal al respirar. Observando al niño en cada respiración se nota un hundimiento de la pared, de la piel, debajo de la última costilla. Es como sí de adentro algún mecanismo “chupara” o “tirara” hacia adentro (tiraje) esa parte de la pared torácica. No es nada más que la puesta en marcha de los llamados “músculos accesorios de la respiración”.
  5. Aleteo es el aumento del diámetro del orificio nasal en cada respiración para permitir la entrada de mayor cantidad de aire.
  6. Sibilancia – quejido Silbido que produce el flujo de aire por un bronquiolo estrechado, parcialmente taponado u obstruido al que se le suma cierto grado de espasmo bronquial.
  7. Palidez – cianosis Es escaso oxígeno que penetra en el organismo debe ser aprovechado de la mejor manera. Por lo tanto, la mayor parte de él se dirige hacia órganos vitales como el cerebro y corazón a expensa de una restricción en lugares no tan necesarios (piel por ejemplo) El color pálido o morado (cianótico) es la traducción a ese nivel de la disminución (hipoxia) o falta total (anoxia) de oxígeno.


D. GRADOS DE SEVERIDAD DE LA BRONQUIOLITIS

La bronquiolitis se divide de acuerdo a su gravedad en tres grados:

  1. Bronquiolitis grado I o bronquiolitis leve
  2. Bronquiolitis grado II o bronquiolitis moderada
  3. Bronquiolitis grado III o bronquiolitis grave

La bronquiolitis leve es cuando el niño presenta escasa dificultad respiratoria. Puede alimentarse bien ya que respira y puede dejar de respirar para tragar el alimento. Duerme bien las horas habituales.

La bronquiolitis moderada es cuando el niño presenta dificultades para alimentarse. El gran número de respiraciones por minuto que necesita para oxigenarse, le impide detenerla para poder tragar el alimento. Recuerde que las dos actividades, respirar y tragar no pueden realizarse en forma simultánea. De cualquier manera sigue sin inconvenientes para dormir.

La bronquiolitis grave es cuando el niño no puede alimentarse. Tiene sed de aire. Está excitado, por lo tanto no puede conciliar el sueño.

Tal y colaboradores han propuesto una tabla para establecer mejor los grados de la enfermedad. Se debe sumar cada punto de lo que presenta los ítem a evaluar: frecuencia cardiaca (nº de pulsaciones por minuto), frecuencia respiratoria (nº de respiraciones en un minuto) los ruidos al respirar o sibilancias y el tiraje o función de músculos accesorios.

Bronquiolitis leve puntaje menor de 4

Bronquiolitis moderada puntaje de 5 a 8

Bronquiolitis grave puntaje de 9 a 12 puntos

Los niños con puntaje menor de 4 puntos pueden ser tratados ambulatoriamente con buena ingesta de líquidos, control de la temperatura, aspiración de secreciones nasales, vapor de agua 2 a 4 veces por día. No se debe utilizar medicamentos para la tos ni antibióticos.

El control es diario. Avisar al médico si el niño presenta fiebre mayor de 38º C, si comienza con rechazo o imposibilidad de alimentarse, si se incrementa la dificultad respiratoria o bien si realiza alguna apnea (detección transitoria de la respiración).

Los niños con bronquiolitis moderada (5 a 8 puntos), la internación queda bajo criterio médico aunque en aquellos con puntaje mayor de 7 debe sospecharse cierto grado de hipoxemia.


E. EPIDEMIOLOGIA Y PREVENCION

Las bronquiolitis se presentan más en varones que en niños. Tiene una incidencia mayor en los meses fríos y la edad predominante es de 2 a 6 meses.

El virus ingresa al organismo por la vía respiratoria y a través de manos contaminadas con objetos.

Además esta enfermedad es más frecuente en aquellos niños que presentan los siguientes factores de riesgo:

1.- sexo masculino.

2.- edad entre 2 a 6 meses.

3.- los que no fueron alimentados con leche materna (controvertido)

4.- fumadores en el ambiente del niño

5.- hacinamiento y condiciones desfavorables de la vivienda (humedad, hongos, corrientes de aire, falta de pisos, etc.)

6.- los que tienen hermanos mayores que asisten a guarderías.

Se debe destacar también que el curso desfavorable de la bronquiolitis se presenta con mayor frecuencia en aquellos niños a los cuales a los factores de riesgo arriba mencionados se les agrega:

  1. Prematurez
  2. Edad menor de 3 meses
  3. Problemas durante el nacimiento
  4. enfermedad crónica.

Estos niños desarrollan complicaciones graves pulmonares o sobre infección bacteriana.


F. PRONÓSTICO

El curso de la enfermedad es autolimitado en la mayoría de las veces, de grado leve, con regeneración de la mucosa bronquiolar en 4 a 6 días y sin secuelas posteriores, aunque en el futuro, algunos de estos niños, no todos, serán más propensos a desarrollar cuadros de espasmos bronquiales recurrentes ante cambios climáticos o infecciones respiratorias.

Habitaciones necesarias según el número de habitantes de la casa

20/09/2021

Además revisaremos la importancia de tener un baño
Primeros auxilios para padres: guía práctica

16/08/2021

Los accidentes son la principal causa de muerte de
Vacunas en Inmunodeprimidos

09/08/2021

Se trata de personas que poseen sus sistema inmune
Alergia a las proteínas de la leche de vaca

30/07/2021

La alergia a las proteínas de la leche de vaca (AP